Cruz Roja Española camino del descrédito

23 Mar

Tal vez pueda parecer temeraria dicha afirmación y por tanto voy a intentar explicarme.

Quizá los más mayores aún recuerden cuando la ONCE era simplemente una especie de ONG dedicada a ayudar a los ciegos a llevar una vida medianamente digna y enseñarles a valerse por sí mismos.

En aquellas fechas era una institución respetada por todos y fuera de toda sospechade ambición, o comportamientos indecorosos.

Sin embargo, con el pretexto de la modernización y el crecimiento, terminó embarcándose a finales de los años ochenta en una carrera empresarial que, entre otras pintorescas operaciones le llevó a adquirir (por instigación del gobierno del PSOE) la cabecera del diario “El Independiente”, que por aquel entonces era muy crítico con el gobierno a cuenta de la  “guerra del Golfo” (1990-1991) para, poco tiempo después (presionada por ese mismo gobierno y los diarios “El País” y “El Mundo”), malvenderla con grandes pérdidas a un sujeto llamado Jacques Hachuel que cerró el diario prácticamente al día siguiente.

A partir de aquellas fechas las siglas de la ONCE dejaron de resultar tan respetables y andan envueltas en sospechas de turbios negocios, guerras de poder (con supuestos defenestrados incluidos) y ejercicio descarado de la explotación laboral con episodios tan recientes como el desembarco (a través de su empresa FLISA) en la Lavandería Hospitalaria Central de Madrid en la que, nada más llegar, han decidido rebajar los sueldos del personal un 43% llegando incluso a contratar esquiroles para romper la huelga de los trabajadores.

Evidentemente dicho comportamiento es más propio de un “fondo buitre” que de una organización social.

Viene todo este preámbulo a cuento de que, a poco que se descuide, Cruz Roja Española se va a ver inmersa en un descrédito parecido a cuenta de alguna de sus, llamémosles, “aventuras empresariales”.

Me estoy refiriendo obviamente a la empresa llamada “Centro de Transfusión de Sangre de Cruz Roja Madrid” que, con la connivencia del anterior Consejero de Sanidad, se ha adjudicado la exclusiva de las extracciones de sangre externas (extrahospitalarias) utilizando los medios materiales de la sanidad pública y vendiendo el “servicio” por el módico precio de 67 Euros por cada “unidad” de sangre (450 c.c.) donada altruistamente por los ciudadanos.

Como quiera que dicha “operación” ha sido fuertemente contestada tanto por el personal sanitario como por muchos ciudadanos que estamos en desacuerdo con que en la gestión del proceso de donación de sangre intervengan intereses comerciales de ningún tipo, Cruz Roja está intentando lavar su imagen como buenamente puede apuntándose a cualquier ocasión de aparecer públicamente del lado de los ciudadanos.

Lo absurdo es que Cruz Roja en su ya largo historial nunca necesitó apuntarse a nada, ni hacer propaganda de nada, porque era obvio que estaba con la gente y al servicio de la gente, sin tomar parte en las banderías políticas.

Hoy, lamentablemente, parece que no es así y sus responsables se están posicionando del lado del poder a cambio de que éste le saque las castañas del fuego de las pérdidas económicas generadas por el Centro de Transfusión de Sangre de Cruz Roja Madrid que, según cuentan los profesionales del sector, en su ambición por crecer, terminó perdiendo la confianza de sus “clientes” (clínicas y hospitales privados).

Los dos últimos episodios de este camino hacia ninguna parte han sido el permitir mezclar algo tan serio como es la donación altruista de sangre con campañas publicitarias de restaurantes que ofrecen “comidas o cenas gratis “a todos los donantes” y más recientemente la utilización mediática de la concesión de un premio por parte de una entidad (la AVT) sobradamente conocida por sus posiciones cercanas a la extrema derecha ideológica para intentar escenificar la simpatía y el aplauso de los donantes de sangre hacia ese disparate y ese desfalco que es la cesión de las donaciones extrahospitalarias a la empresa filial de Cruz Roja Española.

No sabemos lo que opinan los donantes de sangre a este respecto (entre otras cosas porque nadie se lo ha preguntado formalmente) pero la impresión generalmente manifestada por las personas con la que uno habla y son donantes reales (no como un servidor que, por razones varias, solo lo es “de boquilla”) es absolutamente negativa y contraria a dicho “apaño”; habiendo manifestado en la gran mayoría de los casos su voluntad de, a partir de ahora, donar únicamente en los centros sanitarios públicos.

Mal hace Cruz Roja Española intentando justificar lo que en esencia no es más que un negocio (realizado a costa del dinero público) que nada aporta al servicio de la sociedad y tan solo sirve para tapar el agujero económico derivado del sobredimensionamiento de una empresa filial que, por unas u otras razones, estaba siendo abandonada por sus propios clientes (los hospitales y clínicas privados).

Luego, no nos lamentemos.

Y mal hace también la Federación Española de Donantes de Sangre prestando sus siglas, sin consultar con sus asociados, a una campaña de lavado de imagen del gobierno regional madrileño y del atropello cometido con la privatización de las extracciones, sin hacer mención alguna a esta verdadera tropelía e irresponsabilidad que es mercantilizar (porque eso va a terminar ocurriendo) la donación altruista de sangre.  

Afortunadamente, aunque el Sr. Mancediño (su presidente) no ha juzgado oportuno mencionar ese asunto, ni tampoco, a lo que parece, consultar la opinión de la Asociación de Donantes de Madrid (ADOSAM) muchos ciudadanos tenemos muy claro que hay que seguir donando sangre e incluso que tenemos que hacer campaña entre familiares y amigos para incrementar el número de donantes y de donaciones.

Pero también, tenemos claro que tenemos que denunciar públicamente el impresentable negocio que la Comunidad de Madrid le ha regalado a una empresa filial de Cruz Roja Madrid y, sobre todo, que tenemos que donar nuestra sangre únicamente en los hospitales y centros públicos.

Igualmente claro parecen tenerlo los trabajadores de Coca Cola que, mientras su empresa maniobra para chuparles la sangre de sus derechos y puestos de trabajo, van a acudir mañana, a las 10:00 horas) al CENTRO DE TRANSFUSIÓN DE LA COMUNIDAD DE MADRID (metro Valdebernardo, Avda de la Democracia s/n) a donar altruistamente su sangre en un establecimiento público, como muestra de apoyo a sus trabajadores y al Sistema Público de Salud.

 

 

Saludos.

 

Anuncios

2 comentarios to “Cruz Roja Española camino del descrédito”

Trackbacks/Pingbacks

  1. Rodríguez trata de seguir los pasos de Bengoa y Mato se plantea salir del Ministerio. Revista de prensa LVDH « LA VOZ DEL HULP - marzo 30, 2014

    […] Cruz Roja Española camino del descrédito (Salvemos La Princesa – 23/03/2014). Se compara lo que está ocurriendo con la Cruz Roja y las transfusiones con lo que ocurrió en su momento con la ONCE y sus aventuras empresariales, y cómo unas siglas de “reconocido prestigio” pueden acabar mal por unas serie de decisiones mercantilistas y equivocadas. […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: