Archivo | noviembre, 2013

Conviene aclarar lo que se cuece (Privatización C. Transfusiones)

30 Nov

Me llega una información que, aparentemente, no es más que una más de las tropelías que nuestro gobierno regional viene cometiendo en su irresponsable y premeditada carrera por entregar todos los servicios y centros públicos a las empresas privadas.

Sin embargo debo confesar mi absoluto desconocimiento de los entresijos de la noticia.

Por una parte el que la cesión (firmada mediante convenio) de la gestión de las transfusiones se haya firmado con una institución sin ánimo de lucro como supuestamente es Cruz Roja Española, da pie a pensar que, al menos inicialmente, no se trata de un nuevo “negociete” puesto en manos de unos buenos amigos (ideológicos).

Sin embargo el mero hecho de que el personal del SERMAS (Servicio Madrileño de Salud) haya recogido 20.000 firmas denunciando la firma de dicho convenio, me hace pensar que el asunto no debe ser “trigo limpio”.

Desde mi punto de vista (y desde mi desconocimiento), no veo la mejora ni la necesidad de restarle actividad a un organismo creado hace ya 15 años y que al parecer aparte de disponer de medios materiales y profesionales propios viene prestando eficientemente su servicio a toda la red pública sanitaria, obviamente sin cobrarles porque para eso son parte de esa misma red pública sanitaria.

Quizá el asunto no sea más que un nuevo capítulo de esa política de primero descapitalizar, a base de restar competencias y pacientes a este servicio público para, a continuación, privatizar (externalizar lo llamarán) su gestión a través de un operador (empresa) privado, cediéndole el edificio, el aparataje y los laboratorios que son propiedad de todos nosotros.

Yo, por si acaso y con todas las cautelas del mundo, lo cuento, con el fin de que averigüemos cuál es la trastienda de este nuevo episodio que, a la vista de la catadura moral de nuestros gobernantes no tengo más remedio que pensar que puede ser un nuevo saqueo.

Como información adicional añado que el responsable directo de el Centro de Transfusión de la Comunidad de Madrid es ni más ni menos que ese adalid de la medicina privada llamado Antonio Burgeño Carbonell al que el gobierno regional nos colocó como director general de hospitales haciendo buena aquella frase de “poner a la zorra al cuidado del gallinero”.

Ahí quedan el enlace con la página oficial de dicho Centro y la nota de denuncia que, todo hay que decirlo, viene sin firma de nadie que se responsabilice del contenido del texto.

En todo caso, vale la pena estar atentos.

Saludos.

Imagen

Anuncios

Una victoria de ”las mareas blancas”

17 Nov

Imagen

O, al menos a mí, así me lo parece.

“El proceso judicial contra la privatización de la sanidad madrileña ahuyenta a los fondos de inversión”(Pilar Blázquez, Eldiario.es, 17-XI-2013)

Si esto es cierto, estamos ante una nueva victoria de “la marea blanca”.

Y no precisamente pequeña.

Por otra parte, confío en que no se cumplan las expectativas del director financiero de Ribera Salud:

“el proceso de privatización es imparable. “La sanidad tal y como está ahora concebida es insostenible. Cuando se aplique el modelo en Madrid y se comprueben sus resultados, seguro que el resto de las Comunidades Autónomas se sumarán”.

Confío en que no se cumplan, en primer lugar porque no llegue a aplicarse “el modelo en Madrid” y, en segundo lugar, porque la ciudadanía tome conciencia del desastre en las comunidades y centros donde se ha aplicado.

Saludos.

Una opinión sobre el sucio asunto de las basuras

16 Nov

Imagen

Aunque periódicamente me hago el propósito de no entrar a las discusiones “en caliente”  (fundamentalmente por no tener excesiva confianza en la solvencia y el rigor de mis propias opiniones) a veces no me queda más remedio que abrir la boca, aún a riesgo de equivocarme por falta de perspectiva.

Este es el caso de la actual huelga (parcial) de recogida de basuras de la ciudad en donde vivo, Madrid.

Efectivamente no es plato de gusto encontrarse las calles (unas más que otras) alfombradas, no ya de hojas otoñales, sino sobre todo de bolsas de basura y cajas de cartón vacías.

Lo que me indigna no es la huelga, sino el hecho de que el pirómano que desató este “incendio” ahora se dedique a rasgarse las vestiduras y a pretender  calentarnos los cascos a los ciudadanos enfrentándonos a unos trabajadores (en general mal pagados) que lo único que defienden es su puesto de trabajo y que no les roben parte de su salario para garantizar el beneficio de los propietarios de unas empresas irresponsables.

Empresas que, para adjudicarse las concesiones, realizaron ofertas temerarias cuyo cumplimiento sólo podía llevarse a cabo, o bien incumpliendo las condiciones que ofertaron, o bien restando el dinero necesario a quienes curiosamente no parecen ser parte de dichas empresas (los trabajadores) y que son precisamente los que realizan el trabajo que justifica dichas adjudicaciones.

El pirómano en cuestión no es otro que la Alcaldía (alcadesa, en este momento) que nos vendió la idea de que dicho servicio sería mucho mejor gestionado por la “iniciativa privada y, además, nos iba a ahorrar gastos.

La realidad es que no sólo no ha habido tal ahorro, ni tampoco se han respetado los compromisos de mantenimiento de las plantillas, sino que, además, se han empeorado notablemente la calidad del servicio a la vez que las condiciones laborales de quienes lo realizan.

Por eso no me vale que la señora alcaldesa pretenda ponerse de perfil o echar balones fuera.

La responsabilidad de garantizar ese servicio es suya.

Y conmigo que no cuente para enfrentarme a los barrenderos (oficio noble como otros muchos).

Todo lo contrario: digo la que D. Luis Arroyo hoy en Infolibre:

“Que no recojan mi basura hasta que garanticen el pan del barrendero”(Luis Arroyo, Infolibre, 15-XI-2013)

E invito a quien esto lea a hacer lo mismo.

La puñalada que hoy pretender dar a los derechos de esos trabajadores es la misma que (si lo consentimos) mañana darán a otros y, tarde o temprano, a nosotros mismos.

Pero sobre todo es una gran injusticia y sería un notable despropósito si no fuera porque forma parte una muy cuidada estrategia de amedrentamiento y precarización de los ciudadanos para que, muertos de hambre y de miedo, supliquemos unas migajas a quienes hoy roban nuestros derechos.

No pienso entrar a ese juego.

Y conviene tomar nota de que, tal y como alguna gente ha señalado, estas mismas empresas son las que están tomando el control de la limpieza y los servicios de hostelería de la sanidad pública.

“Las empresas adjudicatarias de la limpieza en Madrid son las mismas de la privatización sanitaria y aparecen en los ‘papeles de Bárcenas”(A.R., EL Plural, 14-XI-2013)

Y dos apuntes más:

Esas empresas que hoy quieren rebajar salarios y reducir plantillas han declarado 1.346,4 millones de euros de beneficios en los 9 primeros meses de este año.

Los beneficios millonarios de los grupos que quieren despedir

Y, por si esto fuera poco, hoy nos enteramos de que el ayuntamiento de León (del Partido Popular) afirma haber ahorrado casi la mitad del gasto desde que ha vuelto a gestionar directamente este servicio.

El alcalde del PP en León enseña el camino a Botella: gasta la mitad tras devolver la limpieza a manos públicas

Vale la pena meditar sobre el particular.

Un año después. . . (Una panorámica bastante fiel)

14 Nov

Un año después de la revuelta popular provocada por la declaración de la Consejería de Sanidad de su intención de privatizar la gestión sanitaria de 6 hospitales y 27 centros de salud públicos que, finalmente, el día 27 de diciembre se convirtió en Ley al aprobarse los Presupuestos de la Comunidad de Madrid (con el voto en contra de todos los grupos parlamentarios), quien más, quien menos, andamos todos haciendo cábalas y balances sobre lo que se consiguió y lo que no pudo impedirse.

Mi opinión personal, ya lo he manifestado, es que se consiguió mucho.

Fundamentalmente frenar “la primera andanada” y finalmente poner palos (jurídicos) en la rueda de la privatización hasta el punto de atascarla, aunque sería excesivamente optimista decir “frenarla”.

Pero, sobre todo, el mayor logro fue el de alertar al ciudadano corriente del saqueo que, a costa de su salud y de su bolsillo, iba a perpetrar nuestro gobierno regional abusando de la mayoría absoluta que una parte de los madrileños le habían dado en las urnas sin imaginar que sería utilizada en contra de sus derechos.

Hace unos pocos días localicé este resumen de Paula Díaz que, aparte de bastante completo y bien contado, es notablemente objetivo y realista.

Ni le quita mérito a lo conseguido, ni tampoco minimiza la gravead de lo que, pese a todo, siguen haciendo desde la consejería, abusando del poder que les da el manejo de nuestros datos personales, de nuestra angustia ante la enfermedad y, sobre todo (y esto es más bien culpa nuestra): de nuestra ignorancia, indiferencia y ovejuna docilidad.

Ahí queda el artículo para quien quiera hacer un repaso o incluso consultar alguno de los enlaces a documentos y noticias que pueden resultar de interés para quien, a estas alturas, aún no se haya enterado de qué es lo que nos estamos jugando.

“El plan privatizador de la Sanidad madrileña encalla un año después” (Paula Díaz, Público, 7-XI-2013)

Saludos.

Ojalá se llegue al fondo del asunto

3 Nov

Imagen

Nuestra historia judicial reciente hace temer que nuevamente volvamos a tener que contemplar una nueva prueba de la desvergüenza y venalidad (Una nueva tropelía (judicial) se avecina) de una parte del sistema judicial formada por los magistrados de los tribunales superiores, el Consejo General del Poder Judicial y la fiscalía; que, casi sistemáticamente, se dedican a archivar las demandas, denegar  las pruebas, minimizar las conductas y cambiar los jueces, llegando, en caso extremos, en los que huelen peligro para los poderosos (Garzón, Gürtel, Bárcenas, Blesa, . . .) a la intimidación y acoso de los jueces que no se avienen a mirar para otro lado.

Este es el caso de la querella de AFEM contra los señores Lamela, Güemes, Burgueño y Dª Patricia Flores.

Querella que no es por el actual proceso de privatización de los servicios sanitarios de 6 hospitales y 27 centros de salud, sino por su indecente comportamiento aceptando puestos ¿de trabajo? en los consejos de administración de las empresas adjudicatarias de anteriores privatizaciones de servicios .

Fue pulsar esa tecla por parte del magistrado D. Marcelino Sexmero Iglesias y automáticamente saltaron las alarmas judiciales, y el fiscal y el CGPJ se tiraron al cuello del magistrado.

La cosa no era para menos: El juez había decidido enviar una comisión rogatoria a Luxemburgo para intentar averiguar la identidad de los verdaderos propietarios del “entramado empresarial” de la empresa Capio (hoy ya no se llama así, sino IDC Gestión) tras las que muchos de nosotros sospechamos que pudieran aparecen algunos apellidos de responsables políticos y administrativos notablemente implicados en todo el proceso de desmantelamiento de la sanidad pública. ¿Es Capio (España) una tapadera de algunos políticos españoles?  

Por lo que se ve, de momento, no han logrado doblarle el brazo al magistrado  D. Marcelino Sexmero Iglesias, quien ha citado a declarar a los Sres. Güemes y Lamela.

Considero importante tomar conciencia de la importancia de defender la independencia de este juez que, como ocurrió con el juez D. Elpidio José Silva (caso Blesa), ha osado tirar de un hilo de posible corrupción que muy bien pudiera dejar completamente desnudos (y llevar a presidio) a muchos de los sinvergüenzas que medran a costa de liquidar los servicios, malbaratar los dineros y destruir el patrimonio público.

Ojalá tenga suerte el juez y pueda llegar al fondo del asunto.

Saludos.