A falta de autoridad moral . . ., intimidación

2 Oct

El señor gerente del Hospital Universitario de la Princesa de Madrid  no ha tenido ocasión en un año de entrevistarse con el modesto y pacífico grupo de ciudadanos que, con ocasión de la amenaza de convertir el hospital en un geriátrico, nos agrupamos bajo el elocuente nombre de “Plataforma de usuarios y pacientes en defensa del hospital universitario La Princesa y la sanidad pública”.

Ni tampoco de responder a los sucesivos escritos que (presentados por registro) directamente a él, o a través de la, a esos efectos desaparecida, Jefa de Atención al Paciente, le hemos remitido.

Y tampoco tuvo a gala recibirnos con ocasión de una visita que, pacífica y educadamente,  realizamos a ese Sancta Sanctórum (administrativo) que es la planta 12 del hospital hará cosa de diez meses.

Y, con el paso del tiempo, habíamos llegado a la conclusión de que al Sr. Gerente, que (como las meigas) “existir, existe” aunque no resulte visible en carne mortal,  le traían al fresco tanto nuestras inquietudes, como las “mañanitas” que, pacífica y educadamente, cantamos diariamente desde hace ya casi un año a la puerta del hospital con el fin de recordar a los ciudadanos que la Salud en un derecho y que la Sanidad no se vende.

Y, finalmente resulta que no, que el Sr. Gerente, que no tiene tiempo para “perderlo” en dialogar con sus pacientes, también tiene su corazoncito y le molesta que esos mismos usuarios a quienes ningunea invirtamos parte de nuestro tiempo en hablar con otros pacientes y familiares para denunciar el sordo proceso de desmantelamiento (en profesionales y medios materiales) al que, bajo su batuta y con el pretexto de la crisis, ha condenado nuestro infausto consejero de sanidad a este hospital.

Hasta ayer se limitó a ignorarnos.

Procurando eso sí, incordiarnos todo lo que, sin rebasar los límites legales, y a veces bordeándolos (alguna agresión hemos sufrido por parte de los vigilantes de seguridad), le resultaba posible.

Y así, mediante la callada por respuesta, se nos ha denegado el uso del salón de actos y se mantiene una severa asepsia informativa en las paredes del hospital (cualquier cartel dura menos que una llaga en el cielo de la boca) que nos llena de envidia (cuando visitamos otros hospitales y centros sanitarios).

Hasta ahí todo “normal”, dentro de la anomalía que supone que el responsable de gestionar, dirigir, defender y mejorar el hospital se esté aplicando (en nuestra opinión) a su desmantelamiento.

Sin embargo, ayer lunes, alguna mosca debió picarle, dado que cuando celebrábamos nuestra, pacífica y educada, asamblea semanal recibimos la visita de los vigilantes de seguridad quienes, con educación aunque con cara de pocos amigos, nos informaron “que tenían órdenes de mandarnos desalojar la sala (en la que llevamos reuniéndonos, pacífica y educadamente, casi un año, salvo dos semanas del mes de agosto) advirtiéndonos que, si nos negábamos, tenían órdenes de llamar a la policía nacional para que nos desalojara”.

Afortunadamente vivimos en un estado de derecho (al menos hasta hoy) y la policía nacional se limitó a personarse en la sala, preguntar qué estábamos haciendo, y en un extraño jeribeque jurídico, decirnos que aquello era un espacio público y por tanto no podíamos reunirnos allí sin permiso . . .

Yo, en mi ignorancia, siempre pensé que  el texto del artículo 21 de la Constitución española de 1978 que dice literalmente:

1. Se reconoce el derecho de reunión pacífica y sin armas. El ejercicio de este derecho no necesitará autorización previa.

2. En los casos de reuniones en lugares de tránsito público y manifestaciones se dará comunicación previa a la autoridad, que sólo podrá prohibirlas cuando existan razones fundadas de alteración del orden público, con peligro para personas o bienes.

amparaba este tipo de reuniones ya que habitualmente no portamos armas y nos comportamos pacíficamente (y, además, no era un espacio de tránsito público, sino más bien un local de uso sindical, en el que a nadie estorbábamos).

Y así debieron entenderlo finalmente los agentes dado que, salvo un cierto forcejeo verbal intentando ver si nos allanábamos (y nos marchábamos) la cosa quedó en la solicitud de identificación de uno de los presentes, que ignoro, si en esas circunstancias (ausencia de conflicto o desorden), resultaba razonable y necesaria, salvo para intentar amedrentar a los allí reunidos.

Como nos cuesta creer en las casualidades suponemos que la “mosca” que perturbó el sosiego y el placentero y sordo ritmo de desmantelamiento al que el Sr. Gerente se aplica, pudo ser la entrega a otros pacientes de una “subversiva” cuartilla cuyo texto reproducimos a continuación, en la que, además de repasar los acontecimientos de este año de desinformaciones, reducciones de plantilla, cierre de camas y derivación de recursos, pruebas diagnósticas y, por ende, fondos hacia centros privados, invitábamos a los pacientes y usuarios en particular, y a los ciudadanos en general, a mantenerse informados y apoyar las manifestaciones, pacíficas y educadas, de desacuerdo que, desde hace ya casi un año, venimos expresando públicamente.

Dicho todo esto y creyendo hablar en nombre de mis compañeros de la Plataforma, quiero decirle al Sr. Gerente D. Miguel Ángel Andrés Molinero que el autoritarismo y el desprecio del que hace gala no pueden suplir la carencia de autoridad moral en la que con su comportamiento esquivo y semiclandestino se ha instalado.

Resulta lamentable que, hace unos meses, tuviera que salir poco menos que a escondidas por la puerta trasera del salón de actos para no ver las caras de algunos de los pacientes y usuarios de su hospital.  

Saludos.

Este es, suponemos, es el texto que parece haber molestado al Sr. Gerente.

Imagen 

Imagen

No sabemos muy bien si por lo que cuenta (que es perfectamente constatable) o por invitar a los ciudadanos a informarse (que quizá, lo considere “peligroso”)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: