“Privatizaron” (fin de la 1ª etapa)

4 Jul

Imagen

A trancas y barrancas y con más pena que gloria, hoy día 4 de julio de 2013, nuestro (a mi juicio) impresentable Consejero de Sanidad (que cada día se parece físicamente más -en cutre- al Sr.Ruiz-Gallardón), ha terminado de perpetrar su golpe de manocontra la Sanidad Pública Madrileña.

Dentro de un par de meses, si los tribunales no lo remedian, los higadillos de muchos madrileños quedaran al cuidado de  los siguientes “operadores”:

Una gigantesca “mercería” que viene a ser algo así como “la Casa del Pueblo” (del consumo español).

Una filial de una empresa constructora (sospechosa de posible “mecenazgo” de un determinado  partido político).

Una aseguradora sanitaria (cuyo negocio consiste en cobrar lo más que puede a sus asegurados, gastando lo menos que pueda en ellos)

Una empresa sanitaria con vínculos familiares con los directivos de la Consejería (y un bien acreditado historial de mala administración -y quiebra- de hospitales construidos con dinero público)

Y finalmente, como nota pintoresca y  cosmopolita (y posiblemente con padrinos en la sombra), una agencia de turismo sanitario que reconoce que “de sanidad no entienden, ni podrán aportar gran cosa”, pero que creen que podrán ganar dinero y, en todo caso, esta aventurilla les servirá como cabeza de puente para otros “negocios”.

Un servidor, a la vista del percal, va a empezar a tomarse muy en serio desde hoy las cuestiones relativas a su propia salud (no fumar, no beber, no fornicar, no . . ., no . . .,  no. . .) no vaya ser que tenga la mala fortuna de caer en manos de semejantes “especialistas”.

Pero -en justicia- tengo que reconocer que el Sr. Frenández-Lasquetty tiene razón en una cosa “todo el proceso ha sido transparente”.

Tan transparente que, hasta los más bobos e ingenuos, entre los que me incluyo (y destaco) hemos sabido desde el primer momento que se estaban elaborando las reglas de juego y marcando las cartas para perpetrar “legalmente” un saqueo y transferir el dinero de los impuestos de los ciudadanos (junto con su derecho a la salud) a los bolsillos de empresarios privados.

¡Vale!:

Parece que la primera etapa ha terminado.

Y el Sr. Fernández-Lasquetty (agarrado a la “moto” del Boletín Oficial de la Comunidad y empujado por la mayoría absoluta del Partido Popular) ha llegado a la meta que pretendía.

Lo que ocurre es que “hasta el rabo, todo es toro” y en las últimas semanas no hay día en que a la bien “engrasada” maquinaria privatizadora no le chirríen los engranajes.

Y no me refiero al descrédito popular (del pueblo y del PP) que ése ya lo tienen asumido y mientras no haya elecciones a la vista no les importa; sino a los engranajes judiciales que, con un poco de mala suerte, no sólo pueden averiarles el “negocio” sino que, como finalmente va ocurriendo con algunos “prohombres” del Partido, pueden terminar con algún personaje en el banquillo  de los “imputados”

Por eso es por lo que, aunque no voy a negar el “triunfo” –provisional- del Sr. Fernández-Lasquetty (y allegados), yo también me apunto a la sensación “agriduclce” que dicen “que dicen que tienen” “Médicos, enfermeros, auxiliares, personal administrativo, cocineros….”

Es más, como optimista vocacional e incorregible (que presumo ser), mi sensación es plenamente “dulce”.

Dulce: porque tengo perfectamente identificados a quienes me roban, y sé dónde anidan (políticamente).

Dulce: porque cuando se lo cuento a mi vecino, me entiende a la primera y compruebo que, con independencia de su filiación política, “lo sabe” igual que yo.

Dulce: porque la Sanidad es mucho más que unos buscavidas empresariales y la mayor parte de sus profesionales son gente decente, competente y consciente de la responsabilidad de sus respectivos oficios. Y van a seguir haciendo las cosas lo mejor que sepan y puedan y a denunciar (cada vez más) las irregularidades a las que pretendan obligarles con el cuento de la “optimización” de recursos.

Y dulce, porque a estos pájaros que nos mal-gobiernan, están empezando a caérseles los palos del “sombrajo” mediático-legal tras el cual se han venido escondiendo para organizar esta verdadera “maquinación para alterar el precio de las cosas”    

No quiero extenderme más pero me gustaría que el Sr Fernández-Lasquetty” (y allegados) fuera consciente de que, aunque tan solo fuera verdad la mitad de lo que dice  “Van a seguir siendo públicos, con los mismos profesionales y servicios pero con un coste inferior”, tendría que haber cesado hace mucho tiempo a los actuales “gestores”.

Esos mismos que cobran seis o siete veces más que el resto de los trabajadores sanitarios y a los que, como “premio” a su incompetencia, ha agasajado hace un par de meses con unas confortables “bufandas” (sobresueldos) de hasta 33.000 Euros por cabeza.

Cesarlos a todos por incompetentes.

Y dejarnos su propia dimisión en la mesa del parlamento, tras entregar las llaves de coche oficial y apagar (para ahorrar, ahora sí) la luz de su despacho.

Saludos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: