Denunciemos las mentiras

15 Mar

Ayer, durante la manifestación que nos llevó hasta desde la Princesa hasta el Centro de Especialidades García Noblejas (no éramos, ni siquiera, cien mil. Pero teníamos más de cien mil razones para manifestarnos), alguien puso en mi mano el texto que a continuación reproduzco.

Imagen

No es más que una nueva llamada de atención (más bien “petición de socorro”) a los ciudadanos para que defendamos nuestros hospitales y centros públicos como parte de nuestra lucha para defender nuestros derechos civiles y en este caso el derecho a  la salud.

Lo reproduzco porque, tras informarme todo lo que he podido escuchando a “tirios” y “troyanos”, he llegado a la conclusión (tampoco había que ser demasiado listo) de que todo lo que en dicho “papel” se afirma es Verdad.

Y uno de los mecanismos de defensa que tenemos los ciudadanos (además de la protesta) es la información veraz y sin exageraciones.

Por este motivo, dado que algunas personas (trabajadores sanitarios incluidos) parecen empeñadas en restar credibilidad a este tipo de denuncias, reproduzco también este “ukase” que alguien (con “vara de mando” en el hospital de la Princesa) dictó para que sean los propios trabajadores del García Noblejas y centros aledaños quienes le hagan el trabajo sucio a la Gerencia y desvíen a los pacientes hacia los negocios “privados” con el cuento de la existencia de unas inexistentes listas de espera en los servicios de diagnóstico de los centros públicos.

Imagen

Como puede comprobarse, en esta orden (disfrazada de “ruego”) se pide remitir la realización de las pruebas a un total de 18 centros distintos de los cuales tan sólo 4 son públicos

Tras hablar con médicos y enfermeros de algunos de esos servicios en La Princesa y centros adscritos a este antiguo Área, llego a la conclusión que dicha afirmación es rotundamente falsa.

Y, desde aquí, invito al personal de dichos servicios a que, si es posible, abiertamente identificándose con su nombre y su puesto (como han hecho y están haciendo ya algunos trabajadores de otros centros) y -si lo consideran “perjudicial para su salud” (laboral)- con la discreción que estimen conveniente, faciliten los datos reales de que dispongan tanto a los Sindicatos y representantes de los trabajadores, como a los periodistas y a todos los que intentamos defender honestamente la Sanidad Pública.

En mi opinión ello no constituye ningún acto de deslealtad, ni de revelación de secretos sino simplemente una alerta sobre uno de los frentes del desmantelamiento del Sistema Sanitario Público, el saqueo de sus recursos, la malversación de sus dineros y, peor aún que todo eso, el engaño a los ciudadanos.

Saludos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: