Estrechar el cerco

16 Feb

“Estrechar el cerco”; Esa es una de las cosas que, sin perjuicio de otras muchas, podemos ir haciendo todos los ciudadanos que consideremos que nos están “robando”.

Y cuando digo robando, me refiero tanto a las cosas materiales como el dinero (algunos bancos y compañías suministradoras), como inmateriales que, pese a ser un asunto aparentemente más “gaseoso”, son mucho más importantes, como por ejemplo: Los derechos (a la salud, a la vivienda digna, a la educación, al trabajo remunerado, al descanso -también remunerado-, a las pensiones -cuando ya no se trabaja-, al acceso a la justicia . . .) y otros aún más intangibles como son: La dignidad, las ilusiones, la alegría y el respeto por parte de aquellos que, se supone, nos representan y administran el poder que hemos puesto en sus manos.

Estrechar el cerco consiste en no tolerar actuaciones o conductas que consideremos inmorales o lesivas para el bien común o nuestros legítimos derechos.

Si lo hacemos, si quienes gobiernan llegan a la conclusión de que habrán de responder, civil y penalmente (además de políticamente) de sus actos, es muy posible que “se tienten la ropa” antes de tomar determinadas decisiones

Viene esto a cuento de la pública denuncia que han destapado algunos facultativos a cuenta de la decisión de la Consejería de Sanidad (Sres. Güemes y Lasquetty) de desviar las analíticas de la Sanidad Pública que (pese al injustificado desmantelamiento al que arbitrariamente la están sometiendo) dispone de excelentes y suficientes laboratorios con personal cualificado, hacia laboratorios privados, que, por un lado cuestan un dinero adicional al contribuyente (malversación de caudales públicos) y, por otro y mucho más grave, han supuesto retrasos y pérdidas de tomas de muestra que en algún caso pueden haber puesto en peligro la salud, o incluso la vida, de los pacientes (delitos contra la salud).

Parece que, además de la pública denuncia (mediática), que servirá para desacreditar (aún más) a sus ya desacreditados autores,  se va a presentar otra ante el juzgado (o la fiscalía), que servirá para que ya no baste con responder ante dios y la historia, sino también ante los jueces. Y, además, personalmente.

Estrechar el cerco es que los infelices semi-asalariados  de D. Arturo Fernández (la mitad del sueldo era en dinero negro) denuncien a su “explotador” ante la Inspección de Trabajo para que tenga que responder ante la Seguridad Social, la Agencia Tributaria y los tribunales laborales.

Estoy convencido de que esos trabajadores, aun realizando las declaraciones complementarias del dinero negro de los últimos cuatro años saldrán ganando con el reconocimiento de los derechos laborales y las retenciones que tendrá que pagar el golfo de su “amo”.

Pero, sobre todo, habrán recuperado su dignidad y ayudado a otros trabajadores que actualmente son víctimas de buitres parecidos disfrazados de empresarios.

Estrechar el cerco es que, cuando tengamos la sospecha de que nos quieren mandar a un hospital o clínica privada (o privatizada) con el cuento de la lista de espera en nuestro hospital o centro asistencial habitual, nos neguemos en redondo, exijamos los datos de quien nos llama y acudamos a nuestro propio centro a comprobar si de verdad hay tanta lista de espera para, en caso de no ser cierto, presentar la correspondiente denuncia.

Estrechar el cerco es también, y nada tiene que ver con la “delación”, que cuando cualquiera de nosotros, en el ejercicio de nuestra profesión apreciemos este tipo de irregularidades, en primer lugar intentemos impedirlas si dependen de nuestra colaboración y si ello no es posible, las denunciemos; Primero por los “cauces reglamentarios” y, si fuera preciso, ante la opinión pública y los medios de comunicación.

Estrechar el cerco es también, y nada tiene que ver con la revelación de secretos, el sacar a la luz pública todos aquellos datos que celosamente ocultan los depredadores que manejan los intereses públicos (contratos, pagos, sobresueldos, recursos infrautilizados, o indebidamente utilizados en provecho de particulares, . . .)

Y finalmente y aunque en ocasiones resulte desagradable, estrechar el cerco es también, negarles el saludo a aquellas personas con las que nos cruzamos a diario, pero de las que sabemos que incurren en los comportamientos antedichos, o simplemente se escaquean en el trabajo, o roban los bolígrafos, los folios y el papel higiénico.

El vacío social puede ser un buen antídoto, si no contra la gran corrupción, al menos contra las corruptelas y las negligencias.

 Por supuesto para poder tirar la primera piedra conviene estar previamente “libres de pecado”; Cosa que quizá hasta hoy no podamos acreditar, pero que podemos poner en práctica a partir de mañana mismo.             

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: