El destrozo invisible (de la Seguridad Social)

4 Feb

Andamos todos lamentándonos e indignándonos ante el sistemático y continuo saqueo de derechos y dineros a que nos vienen sometiendo con el pretexto de la crisis económica.

Crisis que, en puridad, no es tal; Sino casi exclusivamente una crisis financiera provocada por el sistema bancario mundial que permitió y embarcó a particulares y, sobre todo a las grandes empresas, a endeudarse por encima de sus posibilidades.

Entretanto, mientras los ciudadanos pagamos en nuestras costillas las alegrías de los bancos que hasta ayer repartían dividendos (y obscenos sueldos) a mansalva y hoy están técnicamente “quebrados”, el daño de tanta rapiña va destrozando el patrimonio público que, con el esfuerzo y los impuestos de (casi) todos, fuimos consolidando a lo largo de los últimos 70 años.

Desde hace mucho tiempo me preocupa muchísimo el futuro de nuestra Seguridad Social; Y ello por varias razones de las cuales, para no aburrir al personal, voy a centrarme en tan sólo dos: 

La primera: es que, en mi opinión (y costará apearme de ella), la Seguridad Social es, desde hace muchos años, la espina dorsal de la convivencia de este país, además del mayor y mejor mecanismo de redistribución de la riqueza y garantía de una cierta igualdad de derechos para todos los ciudadanos.

Además de eso, la Seguridad Social es un gigante económico que maneja (con notable eficacia y ausencia de clientelismo y corrupción)  el equivalente a casi el 12% del PIB Nacional.

Y hasta hoy no sólo se encuentra perfectamente capitalizada, sino que dispone de una importante reserva de dinero (de todos) conseguida a base de cotizaciones y buena administración de sus recursos .

La segunda: es que debido a ello (su tamaño y su riqueza), está en el punto de mira de la “iniciativa Privada” que considera poco menos que escandaloso que semejante cantidad de dinero y servicios se gestionen directamente por nuestros funcionarios sin darles opción a meter la cuchara de las “comisiones”, las “concesiones” y la “administración” de la que, sin duda, es la mayor y más importante empresa de este país.

Pues bien, ante la avalancha de desinformaciones que se nos avecinan intentando convencernos de la insostenibilidad del sistema (de Pensiones y Sanitario), recomiendo a quien no quiera limitarse a repetir las “consignas” que los medios de comunicación (financiados por la publicidad de las grandes empresas) y unos supuestos expertos (a pesebre de la banca y las grandes aseguradoras), nos irán impartiendo, que se documente solventemente antes de engullir las ruedas de molino que nos van dispensando día tras día.

Ya que, para hacer más creíble la mentira, mezclarán datos ciertos con otros falsos. Ocultando en todo caso las verdaderas intenciones y los intereses de quienes las divulgan.

Intereses que no son otros que la privatización de Seguridad Social y la Sanidad Pública, con el (falso) pretexto de su insostenibilidad.

Valga como ejemplo de una de esas verdades a medias el artículo de D. Carlos Sánchez en el Confidencial.

“La afiliación a la Seguridad Social retrocede a niveles de 2001” (Carlos Sánchez, elconfidencial.com, 4-II-2013).

Es un buen ejemplo de cómo, a partir de un dato cierto (la caída de la afiliación), se aprovecha la ocasión para remachar en la “doctrina oficial” (de los bancos, aseguradoras y empresas privadas) que afirma que la Seguridad Social va a quebrar en cualquier momento (llevan repitiéndolo más o menos 30 años) y que no es posible sostenerla por debajo del ratio de 2 a 1 entre cotizantes y beneficiarios.

Ambas cosas son inciertas y, para quien quiera documentarse mínimamente me limito a recordar que, desde hace ya muchos años, la Seguridad Social no sólo se ha financiado con su propia recaudación, sino que, incluso “regalando” parte de sus superávits al Estado, ha logrado acumular un abultado excedente (hucha de las pensiones).

Y sólo en la actuales y excepcionales condiciones de desempleo y pérdida de afiliación anda algo escasa para cubrir sus compromisos sin la colaboración del Estado vía impuestos, como suele ser habitual en muchos países.

Para más y más clara información recomiendo el libro:

¿Están en peligro las pensiones públicas? Las preguntas que todos nos hacemos. Las respuestas que siempre nos ocultan” (Vicenç Navarro, Juan Torres y Alberto Garzón, ATTAC 2010).

Y, también, otro algo anterior pero absolutamente vigente y, en mi opinión, “muy recomendable” para saber de qué se habla y no andar por ahí disparando “a bulto”

“El subdesarrollo social de España. Causas y Consecuencias” (Vicenç Navarro. ANAGRAMA 2006)

Saludos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: