”primero vinieron a buscar a los comunistas y no dije nada, porque . . .”

3 may

Muchos de nosotros hemos oído comentar este poema, atribuido a Bertold Brech, pero realmente escrito en 1933 por el predicador Martin Niemöller, que decía:

“Primero vinieron a buscar a los comunistas y no dije nada porque yo no era comunista.

Luego vinieron por los judíos y no dije nada porque yo no era judío.

Luego vinieron por los sindicalistas y no dije nada porque yo no era sindicalista.

Luego vinieron por los católicos y no dije nada porque yo era protestante.

Luego vinieron por mí pero, para entonces, ya no quedaba nadie que dijera nada”.

Bueno; Pues sin ánimo de ofender, ni mucho menos de justificarlo, tengo la impresión de que algo así les puede haber pasado a una gran parte de los 700 médicos que hace unos días recibieron una escueta carta de la Consejería de Sanidad comunicándoles que “quedaban jubilados” (forzosamente) desde ese mismo instante.

“Madrid jubila forzosamente y por sorpresa a 700 de sus médicos” (Elena García Sevillano, El País, 2-V-2013)

En este caso la gravedad del asunto no es el desamparo en que quedarán esos médicos, quienes, al fin y al cabo, por sus muchos años de servicio, tendrán garantizada una pensión algo más que digna (si la comparamos con las del españolito medio).

Lo indecente de esta decisión (a mi juicio) es la falta de respeto hacia unos profesionales que han dedicado una gran parte de su vida a servir a los ciudadanos aportando sus conocimientos y pasando (estoy seguro) muchos desvelos y sinsabores.

Eso es impresentable y desde estas líneas quiero dejar constancia expresa de mi agradecimiento personal como ciudadano de este país a todos ellos. Y de mi protesta por la mala educación y falta de decencia del señor Consejero y todos los que han intervenido (sin objetar) en esa incalificable y grosera actuación.

Dicho esto, lo grave no es que se jubile a 700 médicos experimentados cuyas nóminas son más onerosas que las de sus compañeros.

Sería algo razonable si sus puestos fueran cubiertos por otros médicos y el escalafón (profesional, es decir, de conocimiento y experiencia) fuera renovándose.

Pero lamentablemente no será así. Por los datos que conozco la inmensa mayoría de todas estas bajas no serán cubiertas.

Y con ello, legal pero inmoralmente, la consejería conseguirá dos objetivos:

Por un lado presionar a los demás médicos a “apuntarse” a los hospitales privatizados ya que no habrá plazas en los públicos.

Y, además, por si semejante tropelía no fuera suficiente, se consigue de este modo mermar la capacidad de los hospitales públicos para, a continuación, justificar la necesidad de derivar a los pacientes a los privatizados.

Lo que se dice un saqueo en toda regla.

Y ahora viene mi duda.

¿Qué hicieron estos doctores con ocasión de las pasadas huelgas?

¿Se posicionaron en contra de las privatizaciones?

Mucho me temo que estemos en condiciones de reescribir el poema de Martin Niemöller con el siguiente texto:

“Primero “externalizaron” al personal de las lavanderías y las cocinas y no dije nada porque yo no trabajaba en las cocinas, ni en las lavanderías.

Luego empezaron a no renovar los contratos de los interinos y no dije nada porque yo no era interino.

Luego la emprendieron con el personal “no estatutario” y no dije nada porque yo era “estatutario”.

Luego vinieron por los médicos de “a pié” y no dije nada porque yo era alguien “importante” y llevaba 40 años en el hospital .

Luego vinieron por mí.

Pero, para entonces, ya no quedaba nadie que dijera nada”.

Ignoro si éste ha sido el caso de todos, pero estoy convencido de que lo ha sido de muchos.

Convendría que todos (los ciudadanos) reflexionáramos sobre el particular.

Y no estoy hablando solamente de la Sanidad.

A partir del domingo y hasta el viernes, en la Comunidad de Madrid habrá más de 3.000 mesas donde tendremos la ocasión de expresar nuestra opinión sobre la privatización de la Sanidad Pública.

Y aunque dicha consulta carezca de “valor legal”, tendrá tanto “valor moral” como el que se derive de una alta la participación ciudadana.

Saludos y buen fin de semana.

About these ads

3 comentarios hacia “”primero vinieron a buscar a los comunistas y no dije nada, porque . . .””

  1. Olivia Márquez mayo 7, 2013 a 02:03 #

    El jefe de Comisiones Obreras (CCOO) área 4, Juan Antonio Molero Cid, condenado por agredir a una mujer de 63 años de edad en el recinto del Hospital Ramón y Cajal. La mujer necesitó atención médica urgente tras la brutal agresión.

    Más detalles:
    http://www.bocm.es/boletin/CM_Boletin_BOCM/2013/01/04/00300.PDF
    (página 160)

    ¿Nos representa gente así?

    http://ccoo-area4.blogspot.com.es/

    • salvemos la princesa mayo 7, 2013 a 09:14 #

      He publicado el comentario anterior porque no está en mi ánimo (ni supongo en el de la Plataforma que edita este blog) el silenciar la opinión de nadie.

      Dicho esto, y tras consultar el texto de la página 160 de BOCM, considero necesario hacer estas puntualizaciones:

      1ª Evidentemente nadie que es capaz de faltar al respeto o a la integridad física de otra persona nos representa a nadie. Y tampoco puede representar a un sindicato.

      2º Aunque el lenguaje judicial suele ser un tanto abstruso y a veces no llama las cosas por su nombre considero un tanto sesgado el tono del texto del comentario, pues centra la atención fundamentalemente en el hecho de que el agresor es “El jefe de Comisiones Obreras”. (Desconozco como funcionan los sindicatos por dentro, pero supongo que no hay “jefes” sino más bien representantes).

      3º Supongo que la autora del comentario habrá contrastado, posteriormente, si el sindicato le mantiene o le ha retirado dicha representación; Ya que según el texto de la sentencia este buen “señor” se encuentra en paradero desconocido. Pero eso no lo menciona.

      4ª En todo caso bien haría Comisiones Obreras (si no lo ha hecho ya) en condenar dicho comportamiento y retirarle a esta persona cualquier capacidad de representación sindical.

      Efectivamente ese tipo de comportamientos no deben tener cabida en institución alguna.
      Pedro González

    • las cosas como son agosto 22, 2013 a 12:52 #

      El comentario de Olivia Marquez sobre Juan Antonio Molero Cid es comploetamente falso. La denuncia de agresión fue elaborada por Lucia Cobo, delegada de CSIT-UP del Hospital Ramón y Cajal en la campaña de elecciones sindicales de 2011, para utilizarla electoralmente. Lo que se denomina “brutal agresión” consistio en que Juan Antonio Molero se interpurso entre ella y los carteles de CCOO que Lucia Cobo estaba arrancando en su presencia. El asunto esta pendiente de resolución judicial por recurso ya que las imagenes, que estan grabadas demuestran que no hubo agresión alguna. Es facil calumniar, y, verdaderamente, muchas veces más dificil, demostrar la verdad.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 862 seguidores

%d personas les gusta esto: